miércoles, 11 de marzo de 2009

PROTOCOLO DE UNA CONFERENCIA

(Caeiro, 1988)
PROTOCOLO PARA REALIZAR UNA CONFERENCIA.
Una conferencia consiste en desarrollar las ideas sobre un tema determinado delante de un público, con el fin de informarlo o convencerlo.
La diferencia entre un discurso y una conferencia es que en el primero no hay diálogo y en el segundo sí.
Para preparar una conferencia se debe tener una lista de preguntas bien pensadas, para proponerlas al auditorio en el debido momento y provocar una lluvia de comentarios y opiniones que enriquezcan la consideración. También se debe hacer una lista de respuestas a todas las probables preguntas y objeciones que propongan los oyentes. Además se debe pensar en las preguntas y respuestas que se intercambiarán con los oyentes a modo de conversación.
Antes de realizar una conferencia se debe considerar lo siguiente:
-Conocer suficientemente el tema que le han encomendado
-Tener suficiente tiempo para prepararlo
-Disponer del adecuado soporte audiovisual
-El tema debe ser apropiado para los oyentes.
El ponente debe tomar las siguientes actitudes:
1.-Expresividad
-Gesticulaciòn y postura del cuerpo.
2.-Contenido de la exposición.
-Presentaciòn del tema.
-La selección de las ideas.
-Ejemplificaciòn.
-La documentación.
-Los apoyos visuales.
3.-Reacciòn del auditorio.
-Comprensiòn del tema.
-Interès del auditorio.
-Participaciòn en el coloquio.
Una conferencia se compone de:
La Introducción:
-Cautivar el interés de los oyentes y darles una visión del tema que lo haga atractivo.
-Dar a los oyentes la información que juzgue necesaria a fin de que puedan entender bien el cuerpo de doctrina que se expondrá a continuación.
-Hacer los agradecimientos pertinentes de forma breve y educada, especialmente breves si está en una mesa redonda.
Cuerpo central:
Es donde debe incluir el mensaje principal que desea transmitir al auditorio. El error más frecuente por parte de ponentes no experimentados (y de algunos ya experimentados) es el de querer transmitir a la audiencia todo lo que el ponente sabe sobre la materia. Si se cae en la tentación de decirlo todo, la lluvia de información que hará caer sobre la sufrida audiencia será tal, que en muy poco tiempo el ponente habrá conseguido el desinterés de la gran mayoría de oyentes. Se trata en esencia, de atenerse a lo más importante y recalcarlo.
La Conclusión:
Conviene indicar a los oyentes cuándo se ha entrado en la recta final, cuándo se ha iniciado la conclusión. Se incluirán frases breves y sucintas que resuman lo expuesto, digan porque es importante y qué aplicación práctica tiene. Las conclusiones deber corresponder a los objetivos o preguntas mencionadas en la Introducción.
El diálogo:
En el momento del diálogo no hay que olvidar lo siguiente:
-Repita para toda la audiencia las preguntas que le hacen.
-Sea breve y claro en las respuestas.
-Evite los diálogos con una sola persona de la audiencia.
Su aplicación en la investigación educativa es que identifica problemas y es capaz de explorar sus soluciones, estimulando al grupo a leer y analizar y puede ser muy útil para entretener y divertir al auditorio. Lo más importante para el educador es participar en todas las conferencias que pueda, porque ésa es la mejor manera de perfeccionar sus habilidades. Esta técnica permite la acción y estimulación recíproca entre los estudiantes y el ponente, ya que al haber preguntas y repuestas existe retroalimentación sobre el tema expuesto.
Esta forma de expresión es importante para dotarnos de instrumentos que nos permitan exponer, de forma clara y convincente, nuestros conocimientos sobre un tema concreto, opiniones o experiencias, en las situaciones en que sea necesario.

Bibliografía
Caeiro, I. G. (1988). Expresion Oral. México, D.F: Alhambra.

www.intercall.com/ve/meetingcoach/pdf/ComoOrganizarunaConferenciaEficaz.pdf

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada